Download E-books Cartas escogidas (LITERATURAS) PDF

Autodidacta, apasionado, cazador, granjero, padre, hermano, hijo, amigo, honesto, contradictorio y difícil en ocasiones, esquivo, de firmes rules políticas y éticas, siempre compasivo con el ser humano y burlón consigo mismo, con un sentido del humor que combate los angeles solemnidad y los angeles soberbia del artista, luchando una y otra vez por mantenerse a flote, por mantener a su familia y por preservar lo que ama: así se nos revela Faulkner en estas páginas que recorren su vida entera y los angeles totalidad de su obra, desde l. a. primera inspiración y esbozo hasta el impacto que tuvieron en el mundo literario. A través de estas cartas -muchas de las cuales se traducen por primera vez al castellano-, el lector tiene l. a. sensación de estar leyendo los angeles autobiografía desgarradoramente own del hombre que cambió los angeles historia de l. a. literatura americana.

Show description

Read or Download Cartas escogidas (LITERATURAS) PDF

Similar Biography books

It's Not Easy Bein' Me: A Lifetime of No Respect but Plenty of Sex and Drugs

An American comedian icon tells the tale of his second–act upward push from obscurity to multimedia stardom. "When i used to be a kid," writes Rodney Dangerfield, "I labored tricky locations in convey business––places like Fonzo's Knuckle Room. Or Aldo's, previously Vito's, previously Nunzio's. That was once a tricky joint. I checked out the menu.

Churchill Defiant: Fighting On: 1945-1955

Big apple instances bestselling biographer Barbara Leaming has written a riveting political dramaof the final ten years of Winston Churchill's public lifestyles. In Churchill Defiant, Leaming tells the tumultuous behind-the-scenes tale of Churchill's refusal to retire after his 1945 electoral defeat, and the bare-knuckled political and private battles that ensued.

How to Survive the Titanic: The Sinking of J. Bruce Ismay

Award-winning historian Frances Wilson gives you a gripping new account of the sinking of the RMS monstrous, the collision and its aftermath throughout the prism of the demolished existence and misplaced honor of the ship’s proprietor, J. Bruce Ismay. In a distinct paintings of historical past evocative of Joseph Conrad’s vintage novel Lord Jim, Wilson increases provocative ethical questions on cowardice and heroism, reminiscence and identification, survival and guilt—questions that revolve round Ismay’s lack of honor and id as his monolithic venture—a send known as “The final notice in luxurious” and “The Unsinkable”—was swallowed via the ocean and subsumed in infamy eternally.

Amy, My Daughter

The intimate, within tale of the eventually tragic lifetime of a number of Grammy Award-winning singer and songwriter Amy Winehouse (“Rehab,” “Back to Black”)  is informed by way of the single individual such a lot capable of inform it—Amy’s closest consultant, her concept, and ally: her father, Mitch. Amy, My Daughter contains unique, never-before-seen photographs and paints an open and sincere portrait of 1 of the best musical skills of our time.

Extra resources for Cartas escogidas (LITERATURAS)

Show sample text content

Te imaginas un país donde un viejo, si le apetece, puede pasarse todo el tiempo con barcos de juguete, y sin que nadie le llame loco ni le tome a guasa! En Estados Unidos se reirían de él por el mero hecho de conducir un coche, o de hacer cualquier cosa salvo jugar a las damas y dormitar en el patio del palacio de justicia. Luego seguí mi camino y me detuve a observar a dos ancianos canosos, un hombre de mediana edad y un muchacho que jugaban al críquet. Aquí el críquet es como el béisbol en Estados Unidos, solo que lo juega todo el mundo. También hay una gran multitud contemplándolo. Cuando haya mejorado mi francés, voy a participar. Tienen otro deporte llamado longue paume (larga palma) que juegan con raquetas de tenis, pero sin pink. Las pelotas no tienen elasticidad, de modo que tienes que golpearlas con todas tus fuerzas y sin embargo no van a parar muy lejos. Es divertido mirarlo. Incluso las ancianas lo juegan. Y los chiquillos en todas partes. Los franceses tratan a sus hijos como si fuesen maduros, y hasta los niños de cinco años son tan educados como los mayores. Y aquí, cuando pagas el billete del autobús, el cobrador te cube �Gracias». Y cuando vas a comprar a una tienda es como ir a una recepción. Así: Buenos días, señor. Buenos días, señora. �Qué querrá el señor? Pasta dentífrica, por desire, señora. Gracias, señor (te da los angeles pasta dentífrica). Aquí está, señor. Gracias. Gracias, señora (le das un billete de cinco francos). Gracias, señor (toma el billete: te devuelve el cambio). Gracias, señor. Gracias a usted, señora (tomas los angeles vuelta). Buenos días, señora. Adiós, señor. Buenos días, señores (a todos los demás que haya en los angeles tienda). Buenos días, señor (contestan. Sales). Esta gente cree en el aire fresco, aun cuando no se bañe. (Bañarse cuesta veinticinco centavos, precisamente en un lodge europeo. ) En América, una mujer se pasará l. a. mañana leyendo en su habitación o cosiendo su camisón: aquí se viste y se sienta en el parque, llevando a su hijo consigo. Y los niños son listísimos. Imagínate a unos niños y niñas de los angeles edad de Jimmy balbuceando francés. Le hacen sentir a uno sin educación. Esta semana fui a Meudon, donde Madame de Pompadour tuvo un castillo, y donde los angeles parentela sostenía continuos duelos en los angeles fortaleza. Y he visto los angeles capilla donde Jacobo I de Inglaterra fue enterrado tras haber sido expulsado por franceses e ingleses. Los pobres Estuardo tuvieron una época bad. Mañana voy a Versalles —donde vivió María Antonieta— y Fontainebleau. Hace bastante frío aquí. Por las noches estoy satisfecho de mi trinchera. Ya casi se ha ido el verano. Muchos árboles se mueren, los olmos que rodean los angeles plaza de l’Étoile y algunos de los viejos castaños del Luxemburgo. Los periódicos americanos echan l. a. culpa a los angeles torre Eiffel, donde hay una gran estación de radio para informar a los automóviles mediante señales eléctricas (y en cuya mitad hay un bar adonde van los americanos a beber cerveza); es algo que estoy esperando ansiosamente hacer (en septiembre, cuando se hayan marchado todos los americanos ricos).

Rated 4.14 of 5 – based on 7 votes